La fatiga relativa al cáncer

¿Qué es la fatiga relativa al cáncer?

Es uno de los efectos secundarios más comunes en los pacientes de cáncer y se relaciona directamente con los tratamientos que se aplican para curar la enfermedad.

En el caso del cáncer de mama, distintos investigadores afirman que al menos un tercio de las mujeres que pasan por esta enfermedad presentan niveles entre moderados y severos de este efecto secundario.

Este tipo de cansancio no se reduce con descanso y su intensidad no se corresponde con el posible esfuerzo físico realizado. Tal es así que ha sido reconocida como diagnóstico propio por la International Classification of Diseases*

¿Por qué se produce la fatiga en cáncer?

Una vez aparece el cáncer, antes incluso del diagnóstico y por supuesto del tratamiento, el sistema muscular sufre alteraciones en su metabolismo por la secreción de sustancias inflamatorias (citoquinas) o la pérdida de capacidad de contraerse.

Pueden iniciarse procesos atróficos y de pérdida de masa muscular que nos llevarían a la percepción de debilidad. En respuesta a dicha sensación de agotamiento, la persona reduce su nivel de actividad y por tanto se produce un empeoramiento de su estatus muscular pero también sus sistemas cardiovascular y respiratorio.

Los distintos tratamientos y procedimientos médicos aplicados a las pacientes de cáncer de mama, fundamentales para su vida, también afectan negativamente a los sistemas y se incrementan las posibilidades de padecer fatiga.

*Herramienta estándar de la OMS para el diagnóstico, epidemiología, gestión y propuestas clínicas de las distintas enfermedades registradas. Se utiliza para monitorear la incidencia y prevalencia de enfermedades y otros problemas de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *